Aquí el recuerdo no es cosa de viejos

La memoria lleva el peso de las historias, libros y muebles de la época. Cuál época? El pasado ya es moda. La ciudad parece detenida, las voces nostalgicas delatan el paso del reloj. El tictac los corroe. Se almacenan imágenes en sepia de un pasado que dice ser presente.

1 comentario:

pvilas dijo...

que vivan Cuba y los cubanos... y que mueran los intereses particulares!